Diferencias entre endeudamiento y sobreendeudamientoIgual que hoy en día resulta habitual solicitar varios préstamos también lo es adquirirlos sin tener en cuenta nuestra capacidad de respuesta y los anteriores créditos que ya tenemos asignados. Esta situación, tarde o temprano, termina por conducirnos al sobreendeudamiento. Endeudarse no tiene por qué afectar a nuestra situación financiera. Es normal que no dispongamos del suficiente capital como para poder permitirnos ciertos productos de manera directa. Como por ejemplo la compra de un endeudamiento. Siempre debemos de controlar nuestra capacidad de pago y no superar con nuestras deudas el 40% de nuestro salario neto mensual. Actuando de este modo estaremos ante un endeudamiento fácil de sobrellevar y que no afectará a nuestra economía sobreendeudamiento. El problema comienza cuando comenzamos a adquirir deudas por encima de nuestras posibilidades de devolución. En esos casos terminaremos sobreendeudados y necesitaremos más préstamos para poder pagar a los anteriores acreedores. Cómo evitar el sobreendeudamientoLa mejor manera de evitar el sobreendeudamiento es disponer de una educación financiera adecuada.

Aquí tienes algunos consejos que puedes poner en práctica para evitarlo. 1. Tener controladas todas nuestras deudas. Si estás pensando en solicitar un nuevo crédito, antes de hacerlo debes de asegurarte de tener claro cuánto dinero debes. Analiza previamente las deudas que ya has adquirido para saber si podrás cubrir un pago más cada mes. 2. Conocer nuestro presupuesto real. Para ello es necesario que tengas claros tanto tus ingresos netos como los gastos fijos que debes de afrontar cada mes. La diferencia entre unos y otros te dará el importe que te sobra para adquirir nuevos préstamos o dedicar ese dinero al ahorro. 3. Recortar gastos y saber cuáles son nuestras prioridades. En caso de que nuestra economía esté a punto de estallar, o ya nos hayamos sobreendudado, es necesario realizar un estudio exhaustivo de nuestra economía actual. Revisa tus prioridades financieras y recorta gastos en todas las partidas que puedas. De este modo te resultará más sencillo hacer freten a las deudas. 4. Acudir a la refinanciación de deudas. Si estás en una situación muy extrema puede que la mejor solución para salir de esa coyuntura económica sea la refinanciación de deuda. En este caso lo que tienes que hacer es acudir a una empresa financiera, como por ejemplo Crédito Particular, para unificar todos tus préstamos en uno solo. Para ello será necesario anular los previos y crear un único préstamo nuevo que equivalga a todo el capital que debes. Así conseguirás una única cuota más reducida con la que podrá asumir los pagos. Siempre hay que evitar caer en el impago.