Igualmente, también podemos destacar que algunos países europeos sí han visto aumentada durante estos años la inversión pública. Se trata principalmente de países de la Unión Europea como Letonia, Polonia, Rumanía o Bulgaria, pues al integrarse dentro de esta coalición de países, se vieron beneficiados con los fondos de cohesió Banco Central Europeo advierte de que no es seguro mantener esta actitud contraria a la inversión pública. Tal y como indican dichas fuentes, si las tendencias siguen avanzando hacia la disminución de la inversión pública dentro de Europa, el resultado va a ser claro y bastante catastrófico: supondrán un deterioro del capital público y la disminución de la producción a largo plazo sobre aquellos países que se vean afectados por esta Banco Central Europa indica que si se incrementa la inversión pública financiada con deuda en proyectos de inversión seleccionados con tacto, se pueden obtener resultados muy positivos.

El estimular este tipo de inversión supone un incremento a corto plazo de la producción y de la nueve de estos países, entre los que se incluye España, han garantizado una inversión de 43. 000 millones de euros con los que cofinanciar proyectos del Fondo Europeo de Inversión Estratégica para lograr movilizar la inversión privada, realmente no han llegado a contribuir de forma directa a aumentar el capital de dicho fondo. ¿Cuál ha sido la situación de la inversión pública en Europa durante los años posteriores a la crisis mundial? Mientras que previo a la crisis, sobre todo desde la década de los 90 y hasta 2005, la inversión pública se mantuvo estable en torno a un 3% del PIB en la zona euro, llegando incluso a alcanzar cotas de hasta un 3. 3% del PIB en 2009, la situación se vio completamente desmejorada desde esta fecha y tras los años del comienzo de la crisis. De hecho, la inversión pública comenzó a decaer estrepitosamente llegando a una tasa inferior al 3% del inversión del sector privado también se vio muy afectada desde el comienzo de la crisis, y aunque en EE UU y Japón, ya parece haberse recuperado, no se puede decir lo mismo de la situación que se vive en los países de la Unión gún las simulaciones realizados por el BCE relativas a un aumento de la inversión pública a corto plazo en la zona euro, esta acción tendría un impacto muy positivo en la economía nacional de aquellos países que comenzaran a estimularla. Eso sí, esta misma inversión no sería capaz de financiarse por sí misma, sino que lo haría sobre deuda pública la cual se incrementaría frente al PIB a largo plazo. Este tipo de inversión, por tanto, tendría un efecto muy fuerte y atractivo, sobre todo a corto plazo.